domingo, 30 de diciembre de 2012

El mar.


























       Me acaricias
      con tu cuerpo revoltoso
      cubriéndome de algas
      o de pececillos despistados
      que resbalan entre mis dedos
      como tu espuma blanca,
      como el canto melifluo y sincopado
      de tus risas y de tus quejas.
 
      Me sumerjo en ti
      y me mandas tu mensaje
      de caracolas lejanas,
      o me golpeas duramente con tus olas
      zarandeando mis silencios
      que quieren esconderse
      del otro lado del inicio del levante.
 
      A veces me arrastras,
      me llamas desde tus corrientes
      escondidas y falaces
      susurrándome con tus resacas
      promesas de sirenas y jardines
      mar adentro...
      Y a veces estoy a punto de creerte.


















Y hablando del mar......
 

Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por dondequiera que vaya, y amontonado en tu arena guardo amor, juegos y penas.

Yo, que en la piel tengo el sabor amargo del llanto eterno que han vertido en ti cien pueblos de Algeciras a Estambul para que pintes de azul sus largas noches de invierno, a fuerza de desventuras, tu alma es profunda y oscura.

A tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos como el recodo al camino, soy cantor, soy embustero, me gusta el juego y el vino, tengo alma de marinero. Y qué le voy a hacer si yo,
nací en el mediterráneo.

 Y te acercas, y te vas después de besar mi aldea, jugando con la marea te vas pensando en volver, eres como una mujer perfumadita de brea que se añora y que se quiere que se conoce y se teme.

Ay, si un día para mi mal viene a buscarme la parca, empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas. Y a mí enterradme sin duelo entre la playa y el cielo... En la ladera de un monte, más alto que el horizonte quiero tener buena vista.

 Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos y amarillo a la genista. Cerca del mar porque yo ...............nací en el mediterráneo.

























5 comentarios:

  1. Qué bonito poema, ¿de quién es?
    Ay, lo que daría por poder ver el mar todos los días, es mi sueño, acabar mis días frente a él, aunque sea en una chabola, pero junto a él; los días que no puedo verlo, ya tengo los ojos de mi hijo para recordarlo, a veces le miro y me pierdo en su inmensidad. Feliz Año, Toni, besinos!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti por visitar esta, tu casa!Feliz año!!

      Eliminar
  3. Ay qué canción por Dios! Tuve la suerte de ver dos veces al gran Serrat en directo y es un lujo de hombre y de artista, humano, cercano, entrañable; qué suerte tenéis los mediterráneos de tener una canción tan gloriosa; feliz día, noche, mañana y todos los mañanas, besinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Maritxu, se nos acaba el 2012, ya veremos como será el trece.Felicidades!!

      Eliminar